Our Blog

Limpieza de oficinas, más allá de lo que creemos.

La limpieza de oficinas va mucho más allá del simple acto de recoger y dejar aparente el espacio que deseamos limpiar. La oficina refleja la identidad de una empresa, de ahí que sea primordial mantener su orden y apariencia. Ya lo dice el dicho: “bien está lo que bien parece”.

El cuidado y mantenimiento de una oficina no debe centrarse exclusivamente en la imagen que queremos mostrar al exterior, sino también en la comodidad y productividad de los empleados. Un espacio limpio y ordenado motiva, acoge y fomenta un clima más agradable donde trabajar cómodamente y no sufrir estrés.

Pero ¿cómo llevamos el proceso de limpieza de manera eficaz y satisfactoria? ¿Por dónde empezamos? Presta atención a los cinco pasos del proceso:

  1. Ordena el espacio: parece lógico pero hay quienes lo obvian. Al final es como empezar la casa por el tejado. El acto de ordenar ya es en sí el de limpiar.
  2. Limpia los muebles.
  3. Limpia los dispositivos.
  4. Limpia las paredes: las grandes olvidadas. La regularidad de este paso dependerá del tiempo destinado a la limpieza y el presupuesto.
  5. Limpia el suelo: es el cierre del proceso y no por eso menos importante. Hay que prestar especial atención a su cuidado para no causar accidentes innecesarios.

Recuerda que para una limpieza adecuada deben usarse productos de calidad y, por supuesto, respetuosos con el medio ambiente. Si se va a realizar de manera más concienzuda y en profundidad es vital acordarlo con el centro y avisar al personal con antelación para causar las menores molestias posibles.

En GENSER somos especialistas en este tipo de servicio, nuestra experiencia y calidad nos avala. ¿Te gustaría saber más?